English   Italiano

La Música de Gurdjieff

En el transcurso de sus largos viajes en búsqueda del conocimiento, Gurdjieff descubrió la música de diferentes culturas. Cuando en 1924 se estabilizó en Fontaineblau y en el Prieuré, transcribió, con la ayuda del compositor y discípulo Thomas De Hartmann, la música que conoció durante sus viajes, adaptándola para piano u orquesta. Trabajaron juntos durante tres años y de ese período existen informes del mismo De Hartmann en su libro “Nuestra vida con el Sr. Gurdjieff”. Fue un período muy prolífico durante el cual ambos colaboraban en la creación de piezas nuevas.


El Harmonium que tocaba Gurdjieff

La música de Gurdjieff es única. No sé puede encontrar nada parecido.Lo primero que hay que tener en cuenta es que es música escrita por un hombre que ha despertado y que tiene como objetivo la búsqueda de un estado interior que no tiene nada que ver con los estados mentales o emocionales que normalmente conocemos.


El único propósito de la vida de Gurdjieff fue el de ayudar a la humanidad a despertar e incluso la música formaba parte de ese objetivo. No se puede entender como la música de Mozart o Chopin. De hecho no se trata de una música que se pueda entender. Es una música sin puntos de referencia reconocibles mental y emocionalmente. Es una música que parece venir de lejos, muy lejos, de la profundidad del ser, a veces de una simplicidad extraordinaria. Pero en esta simplicidad se percibe un rigor y una esencialidad que parece trascender a la historia. Es una música que habla a la esencia y activa lo más profundo del ser humano. Una vez un amigo mío, que tiene una particular sensibilidad hacia la música me dijo: “Esta música es como si me desestructurara a nivel celular y después me reconstruyera de una forma que antes no conocía o que, cuanto menos, había olvidado”

La música, así como los Movimientos y sus escritos, proceden de la misma fuente y todos confluyen en un mismo punto: ayudar al hombre a despertar. Gurdjieff entendió que no se puede actuar de manera directa y es como si todo aquello que hizo en su vida no fuera otra cosa que un dar un empujón hacia el centro del ser humano.

Me gustaría reportar a continuación una iluminante conversación que Helen Adie, pianista y discípula de Gurdjieff, tuvo con un estudiante. Creo que es el mejor enfoque para saber cómo escuchar esta extraordinaria música.

Estudiante: Cuando intento observar mis sentimientos, me confundo y no logro focalizarme, igual que cuando escucho la música de Gurdjieff.

Srta. Adie: Hace años dijiste que te era difícil escuchar esta música, que no la entendías, que no te producía ningún efecto. Quizá tratas de alguna forma de seguirla con tu mente. ¿Tienes la misma dificultad con toda la música o solo con ésta?


Estudiante: Me dijeron que no tenía oído para la música

Srta. Adie: Sí. De alguna manera, es más fácil escuchar esta música si no eres particularmente musical, porque la gente musical buscará algo que no está ahí –alguna clase de línea convencional, forma, una forma convencional. No hay ninguna forma convencional en absoluto. Bueno, trata de recibir las impresiones de la música sin intentar interpretarla; no puedes. Quizá sientes que no estás recibiendo nada porque no puedes definírtela. No dices: “es maravillosa” todo el tiempo, o “esto no me gusta”. Simplemente recíbela y quédate ahí. Eso significa que estás escuchando. Escucha. Deja que las vibraciones del sonido actúen en tí. No interfieras. Si tratas de pensar demasiado sobre ello, creas barreras. Por lo tanto, intenta liberarte de tu pensamiento. Mucha gente encuentra que tiene un poderoso efecto en sus sentimientos, incluso en su cuerpo. Pero no trates de pensar demasiado sobre ello porque tu pensamiento no es – el de nadie es- de un estándar suficiente para pensar sobre ella. No está creada para pensar. Está creada para dar una cierta impresión. Sabes como él habla de la mñusica objetiva, que si tiene algún efecto, siempre tiene el mismo efecto. La gente no discute sobre ello. O no la reciben o tiene el mismo efecto. ¿Te he respondido?

Estudiante: Sí